Internacionales

Se usa, se tira y ya está

A propósito de la posible salida de Luis Suárez del Barcelona, algún día, los soberbios deberían darse cuenta que solo hacen el ridículo ante la mirada de la opinión pública.

Por La Redacción de Crucigol | 25 ago 2020

El fútbol sabemos como es. Sus leyes, sus criterios: ganas-servís, perdés-marchás. Ronald Koeman acaba de ser contratado en el Barcelona para tratar de reconstruir el desaguisado. Sin  embargo, el camino que eligió para llevar a cabo su plan, bueno, lo hizo ir derechito al pasto. 

Así, hubo un llamado. Del otro lado, la voz de Ronald Koeman y su flojito español anunciaban que el río no estaba sonando en vano. Luis Suárez, por esta vía, se enteró de que no será tenido en cuenta para el nuevo Barcelona. "Nadie me dijo que quieran prescindir de mí. Si este es el deseo del club estaría bien que el responsable que elijan hable directamente conmigo”, había dicho el uruguayo el viernes pasado, y ayer fue el primer descarte del plantel después del 2-8 ante el Bayern Munich. Luego la misma noticia les llegó también a Arturo Vidal, Ivan Rakitic y Samuel Umtiti. Pero ninguna resuena tanto como la del goleador de 33 años, el que se irá como el tercer máximo anotador culé en la historia con 198 tantos. Porque esa charla telefónica que duró un solo minuto es un mensaje del club de que el recambio es real y que va en serio.

Triste, solitario y final parece este ciclo de un Barsa que supo brillar y ser ejemplo. Y hoy, a través de un teléfono, echa estrellas de manera indigna. 

https://librofutbol.com/producto/la-divina-comedia-del-futbol-argentino.html/24676