Internacionales

La burbuja de Leo Messi

El astro se mantiene en silencio. No explica. No dice. No comunica. ¿Quién te asesora nene?

Por De la Redacción de Crucigol | 31 ago 2020

El término lo impuso la pandemia. La acepción burbuja remite a encierro. Que no entre nada ni nadie. Somos los que estamos y el afuera es lo que enferma. No es fácil domiciliarse en burbuja en tiempos de globalización. Pero es lo que hay. Más, por ahora no tenemos.

Sin embargo Messi, sano y salvo en su Barcelona por adopción, también eligió la reclusión, el recogimiento, pero fundamentalmente el silencio, para librar la madre de todas las batallas que el ser más famoso que hoy habita la tierra podía librar: rajarse intocable del sitio al cual juró amor eterno. 

La estrategia por la que optó puede resultarle exitosa. Leguleyos facultativos de libros y leyes lo habrán entrenado en consecuencia. Podrá ganar la batalla y hasta adjudicarse orondo y petulante la guerra. Títulos y memes girarán por el mundo en apología al vencedor. Los archivos recordarán el posible revés de la institución frente al ídolo. Eso sí, querido y adorable Lionel, el racimo de corazones mundanos que respiran tu respiración y sienten tus sentimientos, esos tardarán en olvidar este silencio cruel y especulador en instancias donde la palabra define, cura y aclara. 

Tus fanáticos, cientos de millones de polo a polo, disfrazados con tu indumentaria, siguen arrodillados rezando por tu bienestar, cargando tu cruz y orando día y noche para, al menos, saber de tus propios labios de qué se trata todo este absurdo sainete que no deja de sorprendernos a todos. 

Hablá pibe. Contanos tu historia así te podemos ayudar con la misma devoción de ayer. El póster, ya se está despegando Leo...

https://librofutbol.com/producto/la-divina-comedia-del-futbol-argentino.html/24676